Cómo enfrentarse a una página en blanco en tu blog

Si posees un blog o te dedicas a escribir continuamente, ya sea de manera profesional o no, al igual que si eres estudiante y eres de los que escribe sus trabajos completamente a pulso te habrás dado cuenta de lo duro que es cuando llega esa temida página en blanco. A menudo te habrás sentado delante de la página, esperando a que algo pase, mirando por la ventana, pero en pocas ocasiones consigues inspirarte. y acabas planteando miles de maneras sobre cómo enfrentarse a una página en blanco.

Si estás pensando en lanzar un blog o tienes uno, al igual que si has tenido esa idea para ese libro o estás redactando un proyecto la inspiración es clave.  La página en blanco es uno de los mayores temores que podemos tener, todos lo hemos experimentado y sentido esa frustración de ver como no se llena, pero tu objetivo no debe ser que se llene si no de que te guste como se ha llenado. Es por ello que aquí te comento algunos de los pasos que a mí me ayudan para continuar escribiendo y conseguir el reto de #30posten30dias.

 

1)      Planifica: Intenta realizar un calendario, una lista de tareas, con fechas límite a completar para delimitar el tiempo que le dedicas. No se trata de obligarte a cumplirlas si no de especificar y optimizar tu tiempo. Una persona normal con una meta puede cambiar el mundo, una persona excepcional sin meta se convertirá en una persona normal.

2)      Improvisa en la planificación: La planificación ayuda, pero no lo es todo, la creatividad, imaginación e inspiración surgen cuando se improvisa, cuando se hace lo que realmente te divierte y te gusta. Planifica las tareas sí, pero deja hueco y tiempo suficiente para la improvisación, para la total creación, no prepares las cosas simplemente hazlas.

3)      Haz en cada momento lo que más te apetezca: No te obligues, la obligación hace que lo que amamos se convierta en deber, y el deber no es sexy. Haz en cada momento lo que más te apetezca, si es salir a correr ves, así como irte en bici, tomarte una cerveza, ver una película, leer un libro, pinta,  toca o escucha música. Debes de dejar que salga de dentro de ti las ganas para escribir, la inspiración, si no estarás forzando tu propia inspiración.

Cómo enfrentarse a una página en blanco en tu blog 24)      Diviértete: En sintonía con el punto anterior debes de divertirte, si no sonríes mientras lo haces, si no te lo pasas bien, si el tiempo no se te pasa volando es que no te estás divirtiendo, no lo estás aprovechando. Sea lo que sea que hagas diviértete, distráete de tu cometido principal.

5)      Pide opiniones: Seguro que tienes cerca a esa persona de confianza a la que le puedes consultar todo, y que sin ningún reparo te dirá lo que piensa. Ves y pídele consejo, dile sobre que tenías pensado escribir y que te dé su opinión, podrás tener feedback antes de enfrentarte a la hoja en blanco y mejor te dará posibles ideas sobre cómo enfrentarte al reto.

6)      Fomenta tu inspiración: Entrena tu mente, prepárala para que todos los días sea inspiradora. Busca inspiración en conpañeros, amigos, internet, imágenes, videos… es cierto, no siempre tenemos el mejor día ni el más inspirado, seguro que en algunos necesitaremos ayuda pero plantéatelo de manera en el que el dia en que tu tengas tu peor inspiración sea el doble que la de cualquier persona del mundo. Puedes usar un brainstorming, mapas mentales o millones de herramientas, pero en ocasiones pensar en prohibido ayuda.

7)      No te preocupes, no te dejes vencer: Si no consigues ese día vencer a la página no te estreses, no te preocupes, déjalo para otro día. Pregúntate ¿el problema tiene solución? Siempre hay una solución, tranquilo, ya la encontrarás. Déjalo de lado ese día, dedícate a hacer otras cosas, tu cerebro de forma secundaria seguirá dándole vueltas al problema y sin darte cuenta tendrás tu solución. Pero no te preocupes, si no es hoy, conseguirás escribir mañana.

8)      Convierte la hoja en blanco en un aliado: Dale la vuelta al problema, si estás atascado en la hoja y no puedes escribir úsala para otra cosa, plasma tu idea, haz un mapa, dibuja, pinta, aclara pero no la dejes en blanco, tal vez el destino de esa hora no era tener unas líneas escritas.

Estos son los pasos que realizo para no perderme y dejarme amedrentar por la maldita hoja en blanco. También seguro que te ayuda  el determinar y establecer un tiempo de escritura. Espero que te ayuden, te sirvan y te inspiren. Y tu ¿tienes algún paso más para vencer a la hoja en blanco?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *