Cómo gestionar la innovación en la Empresa

Si comparamos las empresas que conocemos, Apple, Google, Facebook, Samsung, Acer… ¿Podríamos decir que empresa es la más innovadora? Por supuesto podríamos hacer juicios y decidir cuál es en nuestra opinión la empresa que más y mejor innova pero ¿Cómo se mide la innovación? y más aún ¿Cómo hacen para gestionar la innovación en la empresa?

Queda claro que cada empresa, organización, startup es un mundo y que cada una se debe organizar, dividir, optimizar, gestionar, coordinar según tres elementos clave, los cuales harán que la innovación sea ecuánime y tenga mayores probabilidades de éxito. Los tres elementos clave para gestionar la innovación son:

  1. Estrategia
  2. Estructura
  3. Recursos

Estrategia

De la estrategia dependen los objetivos, el cómo actuar, el cómo abordar el mercado, la evolución de la organización, la medición, el qué hacer en momentos puntuales y por lo tanto la planificación. La estrategia es necesaria y en demasiadas ocasiones la innovación empresarial no funciona porque la idea obtenida y planteada para innovar no encaja en la estrategia.

Hay diversos motivos del porque las ideas no encajan en la estrategia, una razón es que la empresa no comunica a sus empleados la estrategia, provocando que los trabajadores que han planteado la idea no conozcan la estrategia y por lo tanto no sepan hacia donde hacerla evolucionar, cómo plantearla o como reorientarla (pivotarla). También otro motivo es que los empleados encargados de generar ideas no saben lo que se espera de ellos, hacia donde deben enfocar las ideas. O bien es porque muchas empresas son mejores copiando que innovando y siendo líderes.

Para que la estrategia se adecue o mejor dicho para que todo el grupo piense en ideas innovadoras que impulsen a la organización hacia delante y así gestionar la innovación,  la misma empresa deberá de tener una comunicación y alineamiento de los empleados, saber hacia dónde se orienta la empresa, donde y en qué factores generar innovación y nuevas ideas. Para ello se pueden emplear el story telling y sobretodo confiar en que los empleados se equivoquen, no castigar el error, del error se aprende, nos levantamos y volvemos a intentar.

Estructura

El control en una organización y más cuando la misma es una gran organización se vuelve predecible, se estanca, se complica entre departamentos. Hay que vivir en “El caos de la innovación” y proporcionar grupos y estructuras fluidas entre departamentos, ideas, objetivos para ello será necesario compartir estrategia y que el departamento de recursos humanos no piense que sus objetivos no tienen nada que ver con el de marketing, y este con el de producción etc… Hay que mezclarlos porque gestionar la innovación y la innovación depende de todos los departamentos y para ello será necesario gestionar las presiones de grupo. 

Una organización con una estructura flexible es más rápida ante los continuos cambios de mercado, ante las necesidades, tiene más facilidad para el cambio, se estanca menos, es menos previsible, sorprende más, es más innovadora porque la comunicación lo facilita. En la estructura hay figuras que resultan tremendamente importantes para impulsar a la empresa, un claro ejemplo es Steve Jobs y cómo en una gran organización era capaz de gestionar la innovación de Apple.

Recursos

En demasiadas ocasiones observamos como las organizaciones se lanzan a innovar sin disponer de los recursos suficientes. Una organización requiere de un número de recursos mínimos que necesita, tanto humanos, de tiempo como monetarios entre otros… pero dependiendo de los recursos que disponga tendrá unas capacidades u otras para enfocar la innovación que quiere, es por ello que se deberían de preguntar ¿Qué pretendo conseguir con la innovación? ¿Qué recursos necesito para llevar a cabo esta innovación? y la más importante ¿es factible conseguirlos? 

Otro problema al que nos enfrentamos es que disponemos de los recursos pero no están en el lugar al que le corresponde ¿A qué esperas? si ese recurso está desaprovechado en el lugar de ahora cámbialo, modifícalo, incentívalo pero ¡haz algo!

Uniendo estos tres factores seremos capaces de gestionar la innovación y ver como nuestra organización innova, se reinventa, evoluciona y cómo los empleados buscan nuevos caminos para obtener nuevas ideas. Pero ojo, para innovar olvídate del ROI ya mismo, olvídate del ROI y piensa en el aprendizaje.

Es muy difícil cuantificar un ROI de un producto/servicio sobre el cual se está innovando, no sabes si hay mercado, demanda, no sabes nada, sólo has tenido una idea, céntrate en el aprendizaje, conviértelo en aprendizaje validado planteando hipótesis y prepárate para equivocarte. En el aprendizaje, la equivocación y la creatividad está la clave para la innovación, el resto…el tiempo dirá.

Jorge Yepes

@joryeflo

 Fotografía por torres21

pensamientos de 2 \"Cómo gestionar la innovación en la Empresa\"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *