El poder de los marcadores somáticos, porque elegimos un producto.

Imagínate que estás en un centro comercial, y que de repente te entra sed. Decides caminar hacia la sección donde están las botellas de agua y entonces encuentras botellas de varios tipos. Pero sin embargo te fijas en una concreta, en esa botella de forma estilizada, una botella clara, transparente, de agua del norte, limpia y pura. Así que está decidido, adquieres esa botella, pero ¿en realidad sabes el motivo de tu compra? El motivo de tu compra es un marcador somático.

El poder de los marcadores somáticos, porque elegimos un producto.Un marcador somático viene a ser un “atajo” que hace nuestro cerebro para llegar desde A hasta Z en un menor tiempo. En pocas palabras viene a ser una serie de asociaciones que hacemos de forma subconsciente y que las marcas intentan provocar. En el caso anterior ¿has comprado la botella porque fuera la más barata? ¿Porque te quitara más la sed? ¿Por el diseño de la botella? O en realidad y subconscientemente porque tu cerebro ha asociado la pureza y la frescura del agua del norte, fresca, fluyendo por ríos. Me atrevería a decir que tu decisión de compra ha sido subconsciente.

¿Cómo se crea un marcador somático?

A través de un recuerdo, de una experiencia, de una vivencia. Si de pequeño te has quemado con una vela, un horno, asociarás de forma subconsciente el dolor de la quemadura con el calor, el horno generando una emoción que perdurará para siempre en nuestra memoria subconsciente.

Estas emociones generadas son las que las empresas intentan generar, ya que todos los días creamos nuevos marcadores. A través de anuncios, campañas, medios de comunicación intentan que relacionemos o que vinculemos una marca a una emoción. Un ejemplo de esto es Tom Dickson. Este hombre vende licuadoras de Blendtec Blender pero lo hace de manera diferente, vincula la potencia de usar dicha licuadora con la destrucción un iPhone. La marca Apple es amada por muchos, es por eso que destruir y convertir en polvo un iPhone genera una emoción muy concreta en los usuarios.

Existen tantos marcadores como vinculaciones y relaciones puede hacer nuestro cerebro, pero hay una que permanece sobre el resto de las demás y es el miedo. Tal vez sea uno de los marcadores más influyentes, esto unido al marketing del miedo, seguro que nos ayuda a que nos planteemos preguntas sobre aquel famoso eslogan de “No más lágrimas”

Este es el poder de los marcadores somáticos, y del porque elegimos un producto concreto respecto a otros, de porque pensamos que hemos tomado una decisión cuando nuestro subconsciente ya la había tomado hace tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *