Producción empresarial: ¿Velocidad crucero? ¿Acelerar y desacelerar? (II)

En la anterior entrega de Producción empresarial ¿Velocidad crucero? ¿Acelerar y desacelerar? (I), se introdujo al lector en las diferentes fuentes de desperdicio generadas en la empresa. El siguiente paso es analizar los pros y contras de una u otra configuración, y tal y como comentamos, manteniendo el objetivo de proporcionar respuestas a la pregunta planteada “¿que sería más conveniente para la empresa, la producción continua o la producción por lotes?”. Ahí vamos.

El por qué

La configuración productiva depende de muchas variables, ya sea por el número de productos en cartera (pocos iguales, pocos diferentes, muchos iguales, muchos diferentes…), el tipo de actividad (flujo de entrada, pedido bajo demanda, cantidad mínima…), la estrategia comercial (diferenciación o precio), la posición que se ocupa en el mercado, la estructura de empresa, los objetivos perseguidos, etc., entre otros, por lo que como punto de partida hemos desarrollado un cuadro comparativo en relación al caso que planteamos (sobres, hojas y sellos), atendiendo a los desperdicios más significativos mencionados por la filosofía Lean. El resultado es el siguiente:

Comparativa

Según se puede leer en la imagen precedente, podríamos decir que la fábrica que produce “en masa” generaría más desperdicios que la configurada por lotes (producto en stock, prolongados tiempos de espera, inmovilizado en curso y en almacén, RRHH subutilizados…). Sin embargo, no conocemos el contexto en el que se ubican ambas (podría darse el caso de que una esté orientada a particulares o pymes y la otra a grandes consumidores, por ejemplo, lo cual justificaría sus planteamientos) y no podemos justificar definitivamente si es preferible una u otra. Pero pensad: ¿y si son iguales? ¿y si las variables que anteriormente comentamos son las mismas? ¿con cuál te quedarías?

A tener en cuenta

Como has podido comprobar, la configuración productiva depende de las características de la empresa y del entorno en el que esta se mueve, que de alguna manera no es controlable de la noche a la mañana. No obstante, si es posible gestionar los diferentes procesos de modo que se reduzcan los desperdicios significativamente. Por eso, en la próxima y última entrega, compartiremos contigo algunos ejemplos que ilustrarán mejor lo que intentamos transmitir. No te la pierdas.

 Imagen: Propiedad de Ugod

 Nacho Bernabéu (@nachobernabeu) 

 Jorge Yepes  (@joryeflo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *